Sustentabilidad – La Conservación del Agua puede ser la Clave

2.312 Visitas

La sustentabilidad es un término que se utiliza cada vez más para describir la innovación en los sistemas de producción de alimentos en general y los sistemas acuícolas específicamente.

Mientras más se discuta la sostenibilidad, más nos damos cuenta cuán complejo puede ser este objetivo. Uno de los aspectos más interesantes del componente ambiental de la sostenibilidad es el agua, que, por definición, es una consideración importante para la acuicultura. Sin embargo, el objetivo de la sustentabilidad exige una consideración más amplia de los recursos hídricos que simplemente proporcionar un medio para el cultivo de peces y  mariscos.

La población aumenta y los cambios en los hábitos alimenticios están colocando una demanda significativa en los sistemas de producción de alimentos. Desde ahora hasta el 2050, se han proyectado aumentos de 60-100 por ciento sobre los niveles actuales de producción de alimentos. El recurso limitante en la producción de alimentos será el agua dulce. Actualmente, la producción de alimentos, la cosecha, el procesamiento, la distribución, el almacenamiento y la presentación al consumidor demandan aproximadamente el 70 por ciento del suministro total mundial de agua dulce.

Utilizando los enfoques actuales, no hay suficiente agua dulce para realizar aumentos en la producción de alimentos del 60-100 por ciento por encima de los niveles actuales. Los futuros sistemas de producción de alimentos deberán considerar la demanda de agua dulce como un componente crítico de la producción sostenible de alimentos.

A primera vista, el agua y la nutrición pueden no parecer relacionadas. Sin embargo, la demanda de agua se ha relacionado con el agua requerida para producir ingredientes de alimento. Por lo tanto, la formulación de la dieta y el agua asociada requerida para producir cada ingrediente contribuyen a la huella hídrica.

Las especies más carnívoras en la acuicultura tienen la huella hídrica más baja porque las formulaciones dietéticas contienen un alto porcentaje de harina de pescado y la harina de pescado requiere relativamente poca agua para producir, procesar y distribuir. Las especies que usan altas concentraciones de harina de pescado tienen huellas hídricas más bajas que otras especies. Las huellas hídricas totales para el pez mandarín y la dorada son de 88 y 500 m3 / tonelada de pescado producido, respectivamente (Pahlow et al., 2015, Tabla 1).

Para especies más omnívoras, las huellas hídricas pueden superar los 2000 m3 / t. Los ingredientes de los alimentos básicos (soya, maíz, trigo, canola, maní, lupino, yuca, etc.) requieren importantes recursos hídricos durante sus ciclos de producción, procesamiento y distribución, y el uso de esos ingredientes en las dietas aumenta la huella hídrica de esa especie.

Existe una variabilidad significativa en la huella hídrica de los ingredientes de alimentos comunes. Los datos en la Tabla 2 son las huellas hídricas promedio globales para varios ingredientes de uso común en los alimentos acuícolas, y no reflejan los patrones de precipitación regional, el riego, etc.

Sin embargo, estos datos indican cambios significativos en la huella hídrica como una función del uso de ingredientes. Los datos presentados en la Tabla 1 reflejan solo la huella hídrica de la dieta; no se han desarrollado demandas completas de agua dulce para varias especies y sistemas de producción.

El cálculo de la huella hídrica incluye la consideración del índice de conversión de alimento (FCR) para la especie objetivo. Si bien no se han determinado las huellas hídricas generales para las combinaciones de especies / sistemas acuícolas, la conversión eficiente de alimentos ingeridos a masa corporal en organismos acuáticos podría colocar la producción acuícola en la categoría más eficiente de huellas hídricas para la producción animal.

La Tabla 3 muestra los valores de todas las fases de la producción de carne de res, oveja, cabra, cerdo, pollo y huevo, desde el nacimiento / eclosión hasta el mercado. Estos valores no son comparables con los datos acuícolas de la Tabla 1.

Sin embargo, estos valores tienen un patrón similar al de otras estadísticas comparativas de producción animal, particularmente aquellas que comparan las relaciones de conversión de alimento para diversas especies animales. Una vez que se ha calculado la huella hídrica general para varios escenarios de producción acuícola, la producción de productos del mar podría disfrutar de la designación como uno de los sistemas de producción de alimentos que conserva más el agua.

La acuicultura se enfrenta a problemas constantes que pueden caracterizarse como “problemas realmente perversos”, una frase acuñada por el profesor Otto Doering, de la Universidad Purdue, del Departamento de Economía Agrícola. Utilizó esta frase para describir el desafío de lograr una producción sostenible de alimentos “porque no es susceptible al método científico tradicional de resolución de problemas”. Además, los problemas verdaderamente perversos no tienen “una solución única, y no hay un punto de detención”. También hay un mayor grado de incertidumbre en los resultados con problemas perversos “(Doering 2014).

El primer problema verdaderamente perverso en la nutrición acuícola fue la harina de pescado; un gran ingrediente, pero un suministro finito con una demanda en aumento, lo cual provoca que aumente el precio. La investigación sobre ingredientes alternativos a la harina de pescado comenzó hace más de 30 años y continúa en la actualidad.

Se ha evaluado una amplia gama de ingredientes en respuesta al dilema de la harina de pescado y su remplazo varía en todo el mundo. Esto parece ajustarse a la definición del Profesor Doering de un problema realmente perverso (es decir, no hay una solución única, ningún punto de detención y un alto grado de incertidumbre en los resultados). Intentar resolver el problema inicuo inicial en la nutrición acuícola puede conducirnos hacia el siguiente problema perverso: la conservación del agua. La huella hídrica es un problema un poco más amplio que el tema de la harina de pescado, pero que merece una consideración en el corto plazo.

Es muy probable que la investigación en esta área concluya que no hay una solución única y que la investigación puede continuar por muchos años en el futuro. El resultado de esta línea de investigación es incierto.

Autor: Paul B. Brown, Universidad Purdue, Departamento de Silvicultura y Recursos Naturales, West Lafayette, Indiana, EE. UU.

Fuente: International Aquafeed

Deja un Comentario

avatar
  Subscribe  
Notificarme de