Semillas de amor

787 Visitas

Es verano. Es el momento bendecido del año, cuando todos podemos invertir más tiempo con las cosas y seres más queridos, además de hacer cosas que no parecen productivas, pero que en realidad lo son.

Cada verano, me paso mucho tiempo entre el mar, la vela, la pesca y la natación; pero este verano es diferente. Mis hijos son lo suficientemente grandes como para ir de buceo y hacer pesca submarina. Usted se puede preguntar ¿por qué lo molesto con estas cosas triviales? Pueden parecer trivial, pero son bastante prometedoras en este sentido: enseñar a los niños a amar la pesca puede ser una medida fundamental para enseñarles la pesca sostenible, la acuicultura y el valor nutricional de los peces.

Cuando un niño captura su propio alimento, tiene una muy buena oportunidad de familiarizarse con los alimentos que consume, los diferentes gustos del pescado y los que más se ajustan a su paladar. Entonces, las cuestiones de cómo se cultivan los peces, lo alimentos que consumen y por qué el consumo de pescado es bueno para la salud humana, son temas que se pueden introducir y discutir. Necesitamos dos cosas: ir a pescar y que los padres le dediquen el tiempo a sus hijos, aunque el segundo elemento es fundamental.

Pero los problemas que emergen de estas discusiones son diversos y bastante interesantes. En primer lugar, el tema del  valor nutricional. Cuando mis hijos me preguntaron cuánto pescado necesitamos consumir, les di una respuesta  (automática) de cerca de dos porciones por semana, pero este no es el caso. Sin embargo, aún hoy, hay pautas nutricionales claras sobre cuántos gramos de pescado debemos comer, y qué tipo de pescado! Quedémonos con dos porciones por semana al hablar con nuestros hijos.

Otra cuestión fue sobre qué comen los peces. Aquí, se pueden discutir cosas fascinantes acerca de la gestión de la cadena alimentaria, el impacto de la contaminación antropogénica  en la calidad del pescado (es decir, darle una mirada al caso de Minamata en Japón, y cómo los peces en esa región envenenaron a  los seres humanos y viceversa https://www1.umn.edu/ships/ethics/minamata.htm), además de cómo podemos hacer para que la producción de alimentos acuícolas sea sostenible y, por ende, los peces.

Por último, otro de los temas que se le podrían explicar a los niños es el del cambio climático y su impacto sobre las poblaciones de peces. Al vincular el deshielo con la temperatura del mar y la dominación de algunas especies de peces sobre otras, podríamos sembrar algunas semillas de curiosidad en los más jóvenes y estas semillas deberían ayudarles en sus futuras investigaciones!

Disfrute del mar y de las discusiones sobre el mar!

AutorIoannis Zabetakis, profesor asistente de química de alimentos de la Universidad de Atenas, Grecia

Emailizabet@chem.uoa.gr

Deja un Comentario

avatar
  Subscribe  
Notificarme de