Proteger los Recursos Marinos

1.836 Visitas

Buscar una visión compartida, un marco de colaboración y encontrar sinergias

Los delegados que asistieron a la recepción de apertura en el Museo Nacional de Escocia, antes de la conferencia de un día, fueron Bernard Fautrier y Robert Calcagno, vicepresidente de la Fundación Price Albert II de Mónaco y CEO del Instituto Oceanográfico, respectivamente.

En los comentarios de “para romper el hielo”, Robert Calcagno, señaló que “por un lado está la acuicultura, la actividad marina de más rápido crecimiento en todo el mundo” y que inevitablemente causa contaminación en el mar mientras que por otro lado, las Áreas Marinas Protegidas (AMP) están demostrando ser “el marco principal para organizar nuestras actividades en el mar mientras le damos atención central a la vida marina”Los delegados que asistieron a la recepción de apertura en el Museo Nacional de Escocia, antes de la conferencia de un día, fueron Bernard Fautrier y Robert Calcagno, vicepresidente de la Fundación Price Albert II de Mónaco y CEO del Instituto Oceanográfico, respectivamente.

Explicó que 100 siglos después de que los humanos pasaron de la caza y la recolección a criar animales en tierra, hemos centrado nuestra atención en las especies marinas y los mares. “Cuando la acuicultura ocurre en un océano que ya está bajo alta presión, los desafíos son realmente altos.

“Para enfrentar este desafío mañana, debemos reconocer la suerte que tenemos de tener un excelente panel de personas con mucha experiencia y talento que asistirán al MBI de este año en Escocia”, agregó. Destacó especialmente la importancia de agregar una nueva generación de posgrados estudiantes y jóvenes profesionales de la reunión y les agradeció su participación. “Transmitir y fomentar la pasión por el mar es de suma importancia.

“El objetivo del MBI es reunir varias generaciones, antecedentes y disciplinas para construir una visión compartida y un marco colectivo para la acción”, agregó.

Del padre al genial, bisnieto

El profesor Peter Mathieson, el principal y vicerrector de la Universidad, que ha estado en el cargo por solo dos meses, se sintió “emocionado y honrado” de que la Universidad haya sido elegida para ser la sede de la novena edición del MBI y que “nos una a en amistad y cooperación “con respecto a las ciencias marinas.

Edimburgo y su universidad tienen una larga y distinguida relación con Mónaco y el Instituto Oceanográfico de Mónaco y la Fundación Príncipe Alberto II de Mónaco.

“A fines del siglo XIX, Su Alteza Serenísima el Príncipe Alberto I de Mónaco estableció un importante centro de investigación para la comunidad científica escocesa, particularmente en el campo de la investigación oceánica, e hizo varios viajes a Edimburgo. En 1907, abrió el Laboratorio oceanográfico escocés después de haber sido galardonado con un título honorario por la Universidad a principios de ese año.

“Fue un momento maravilloso y conmovedor para la Universidad otorgar el mismo honor a su gran, gran bisnieto, Su Alteza Serenísima el Príncipe Alberto II en 2016”, agregó.

Las actividades de hoy en la Universidad, con el apoyo de la Fundación del Príncipe, incluyen un proyecto que permite a los estudiantes de los países más afectados por el cambio climático aprender sobre el cambio climático en línea. La Universidad también está entusiasmada con el segundo proyecto sobre cómo la acuicultura basada en la comunidad puede ayudar a proteger los ambientes marinos.

Señaló su experiencia personal de Hong Kong, que tiene “un entorno marino espectacular de corales y una enorme biodiversidad entre plantas y animales en un entorno, justo al lado de un delta industrial”. Sugirió que este podría ser el lugar para estudiar la interacción entre la raza humana y el medio ambiente marino.

Apertura de la novena iniciativa azul de Mónaco

El Profesor Alexander (Sandy) Tudhope presentó al Príncipe Alberto de SAS a la Biblioteca FairPlay en el Old College el día de la conferencia recordando que la biblioteca se completó en la década de 1830, cuando Charles Darwin asistió. la Universidad para estudiar medicina pero que rápidamente dirigió su atención al nuevo estudio de la historia natural y los océanos solo para irse al Beagle para un viaje exploratorio de descubrimiento de un año en 1831.

Pero, ¿por qué la 9ª. Iniciativa azul de Mónaco debería alojarse hoy en Edimburgo en la Universidad? Esa era una pregunta que el Profesor Tudhope no vacilaba en contestar. “Escocia y Mónaco comparten el hecho de que ambos fueron pioneros en el desarrollo de la oceanografía moderna. Y hay varios aspectos de estas expediciones pasadas que son relevantes hoy; requerían coraje y ambición, pensar más allá de elementos simples del sistema y de cómo funcionan los océanos. Exigían que las personas tomaran medidas distintivas y dependían en gran medida de la colaboración entre disciplinas, entre individuos y entre países.

“Al venir a Edimburgo, la IAM  tiene la oportunidad de mirar hacia el norte. Los mares del norte se encuentran entre los más afectados por el cambio climático, donde los cambios se producen con mayor rapidez. También existe una conexión cultural y social muy larga y distintiva de sus pueblos con el mar y una larga historia de explotación o incluso sobreexplotación, pero también una forma creativa de encontrar soluciones y conservación: el área de conservación más antigua del Reino Unido es solo por la costa en St Ann’s “, señaló.

“Valoramos mucho la oportunidad de tener la IAM aquí”, especialmente los 12 estudiantes de maestría de la Universidad que provienen de ocho países diferentes entre los delegados “, concluyó.

Las sesiones

El día en sí atrajo a más de 100 invitados que reunieron a los principales conservacionistas marinos y relacionados de organizaciones como World Wildlife Fund, Marine Conservation Society, Global Fishing Watch, Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y Conservations International, entre otros con diversos grupos como la Comisión del Mar de los Sargazos, la Fundación Oceano Azul y la Blue Marine Foundation, así como varias instituciones políticas europeas y otras universidades y representantes de diversos grupos y gobiernos de todo el mundo. Todos con un gran interés en proteger los ambientes marinos. En todos los 15 países estuvieron representados.

Tras el discurso de apertura de SAS, el Príncipe Alberto II (que se cita aquí en detalle), el programa presentó dos presentaciones principales, tres sesiones de panel y una actualización de los Océanos.

Las tres sesiones del panel, en las que se presentaron especialistas supervisados por un moderador, abordaron cada una de ellas: “Crecimiento azul en nuestros cambiantes mares del norte”; ‘Áreas marinas protegidas y cambio climático’ y ‘Áreas marinas protegidas y acuicultura’. Las palabras de clausura estuvieron a cargo de SAR la Princesa Real, quien es la Canciller de la Universidad de Edimburgo. Rolex, con su antiguo e histórico patrocinio de la Fundación HSH Príncipe Alberto de Mónaco y de la Iniciativa Azul de Mónaco, además de los Premios Scholars ‘Our World Underwater’, patrocinó este evento.

‘Áreas marinas protegidas y acuicultura’

Era obvio desde los discursos de bienvenida que la acuicultura sería una plataforma central para el debate en la reunión de este año, y cómo está impactando los océanos en general y el medio ambiente marino en las áreas costeras en particular. Si bien la salmonicultura, particularmente en Chile, fue objeto de abierta crítica, fue claro para los diversos panelistas y moderadores de la sesión que existe una comprensión clara de que muchas comunidades costeras dependen no solo de su sustento sino también de su propia supervivencia en actividades acuícolas.

Era obvio desde los discursos de bienvenida que la acuicultura sería una plataforma central para el debate en la reunión de este año, y cómo está impactando los océanos en general y el medio ambiente marino en las áreas costeras en particular. Si bien la salmonicultura, particularmente en Chile, fue objeto de abierta crítica, fue claro para los diversos panelistas y moderadores de la sesión que existe una comprensión clara de que muchas comunidades costeras dependen no solo de su sustento sino también de su propia supervivencia en actividades acuícolas.

Proteger a los Océanos

Desde 1993, cuando entró en vigor la Convención, el área de AMP de los océanos y las aguas costeras del mundo se ha multiplicado por más de 20. Comenzando en Australia en 2005, las AMPs solo fueron un uno por ciento. Hoy en día, se ha bañado al 6,8 por ciento y está en bruto para alcanzar el 10 por ciento de las áreas marinas del mundo para 2020. Este objetivo fue acordado por todas las partes en el Convenio sobre la Diversidad Biológica en 2010 y también fue adoptado por los estados miembros de la ONU como una parte del Objetivo de Desarrollo Sostenible 14 (ODS14).

En el pasado, los conservacionistas parecían querer identificar a un culpable, como la acuicultura, para la reducción continua y dramática de la biodiversidad marina, pero se han realizado pocas investigaciones para respaldar esta especulación, dado que gran parte de las acusaciones se basan en suposiciones. – como el destino de una manada de ballenas en América del Sur, adyacente a las operaciones de piscicultura de alta intensidad. Otra acusación planteada y discutida abiertamente en la IAM fue la “muerte de los fiordos” en el sur de Chile y la Patagonia debido al manejo deficiente de la granja de salmón y la contaminación por antibióticos a lo largo de su costa.

Los delegados también escucharon sobre la desaparición de las camas de ostras tradicionales en Escocia en el pasado reciente, y que hoy en día apoyan a muy pocos pescadores con pocos o ningún joven que quiera unirse a esa industria. Contrarrestar eso es un programa emprendido por la Sociedad de Conservación Marina, Heriot Watt University y el destilador de malta única Glenmorangie que está involucrando a la industria y conservacionistas en la restauración exitosa de la ostra plana europea de 6.000 años en Dornoch Firth. El proyecto se llama DEEP, el Proyecto de Mejora Ambiental de Dornoch.

Peter Nelson, gerente de operaciones en The Glenmorangie Company y líder del proyecto DEEP, le dijo a IAF que trabajar junto con la conservación complementó su nuevo sistema de digestión anaeróbica con su filtración de membrana de alta tecnología que finalmente devuelve energía a la destilería mientras alivia la presión sobre el agua costera .

Este proyecto fue necesario para mostrar que nuestra descarga de agua de alta calidad de la destilería era lo suficientemente limpia para Dornoch, dice. Pero también es un riesgo dado que las empresas le dan un gran valor a su marca y su reputación. El éxito de la restauración está a la vista. “Debemos hacer esto bien, no hay lugar para el fracaso”, agregó.

Papel de las Industrias

Esta es la actitud que varios oradores del podio hicieron referencia a la industria, no solo para proporcionar el financiamiento que necesitan los proyectos, sino también para supervisarlos y responsabilizarse por el uso de los recursos marinos al comprender los vínculos dentro de la naturaleza compleja de la vida en los mares. .

Esto, combinado con la redacción resumida de la primera sesión – ‘Crecimiento azul en nuestros cambiantes mares del norte – Lograr sinergias’ – ahora abre el camino más claramente para el compromiso entre la industria y los grupos conservacionistas. Palabras como: colaboración, transparencia, integración, innovación y logros (no solo para hablar, sino para caminar) fueron solo algunas de las formas en que los conservacionistas deben involucrarse con todas las partes interesadas.

Si bien no se puede negar que la acuicultura tiene impactos negativos sobre la biodiversidad y se necesita más control, especialmente cuando se utilizan piensos para peces en sistemas marinos no cerrados para minimizar el impacto ambiental, está claro que esta reunión del la IAM en Edimburgo es más conciliadora y está más dispuesta a trabajar con las partes interesadas y la industria, en particular para abordar cuestiones críticas.

Por ejemplo, se está haciendo mucho en los sistemas de recirculación para garantizar que cualquier descarga sea ambientalmente aceptable, mientras que alimentar a los peces en redes en aguas abiertas no aprecian del todo el impacto negativo que sus acciones pueden tener en la biodiversidad, no solo en su ubicación inmediata, sino más lejos.

De hecho, el debate sobre el tipo y la calidad de los piensos utilizados en las operaciones acuícolas fue pasado por alto en gran medida durante la conferencia y solo se trató en la tercera sesión por Iain Pollard, del Aquaculture Stewardship Council, quien mostró cómo algunas operaciones de piscicultura en Irlanda del Sur trabajó bien dentro de un AMP y que al monitorear y controlar la calidad del alimento, el impacto ambiental fue aceptable. Esto se debe a los estándares establecidos y mantenidos por ASC, que satisfacen las necesidades del entorno marino al tiempo que apoyan la ubicación conjunta de las AMP y la acuicultura.

Otras prácticas, como la acuicultura multitrófica integrada (IMTA), podrían proporcionar una solución en la que los desechos / subproductos se conviertan en coproductos para cultivar cultivos complementarios. La buena disposición del MBI para involucrarse con las partes interesadas -la acuicultura es la más dominante- es una buena señal para proyectos futuros en una escala que marcará una diferencia significativa.

Un agradecimiento real al Príncipe Alberto

En sus observaciones finales, la SAR Princesa expresó, “Este es un tema enormemente integrado que es realmente difícil de entender ya que todas las cosas tienen un impacto en común

“Y lo que hacen a través de esta iniciativa es un extraordinario intento de reunir todos esos aspectos, así que solo puedo darte las gracias por tus intentos en esta área. Estoy particularmente agradecido de que el Príncipe Alberto haya sido uno de los líderes clave en esto. Su asociación con la Universidad, su Fundación y el Museo Oceanográfico de Mónaco también es una enorme ventaja para nosotros.

“Y esta asociación ha apoyado a algunos estudiantes altamente motivados, talentosos e internacionales, para convertirse en la próxima generación de profesionales, investigadores y administradores de nuestros océanos.

“No tengo dudas de que las diversas perspectivas que están aquí en esta sala son una parte muy importante de la solución de este problema en el futuro”, concluyó Su Alteza la Princesa Real.

Autor: Roger Gilbert. CEO de International Aquafeed

Fuente: International Aquafeed

 

 

Deja un Comentario

avatar
  Subscribe  
Notificarme de