La historia de la Acuicultura y el Salmón en Chile

7.708 Visitas

A principios de 1990, según la FAO, la cosecha total proveniente del cultivo acuícola en Chile no excedía las 80.000 toneladas; sin embargo, para el 2004 habían llegado a 688.000 toneladas. A partir de ahí continuó un masivo aumento de la producción a pesar de algunas dificultades.

Lo mismo sucedió en los volúmenes de exportación, de 30.000 a 430.000 toneladas en el mismo período. En términos de dólares, esto ha significado un aumento de  US $ 100 millones en 1990 a $ 1600 millones en el 2004 y en el 2013 esta cifra cerró cerca de los US $ 4000 millones.

Las especies de salmónidos han sido dominantes, tanto en volumen de cosecha como en valores de exportación. Otras especies importantes son los moluscos bivalvos (ostras, vieiras y mejillones) y el cultivo de algas Gracilarias. El cultivo del rodaballo ha registrado un gradual crecimiento, de una tonelada en1991 a 249 toneladas en el 2004.

En Chile se introdujeron muchas especies acuáticas exóticas en la década de 1850, pero no fue hasta principios de 1900 -1920 que se empezó a importar el salmón. Según el informe de E.A. Tulian, el Gobierno argentino contrató los servicios de John W. Titcomb (Oficina de Pesca de EE.UU.) durante varios meses para importar varias especies de salmones y truchas de los EE.UU.

Titcomb también eligió el sitio para el primer criadero en el Lago Nahuel Huapi, situado en las montañas de los Andes, de tres a cinco kms de distancia de la frontera chilena.  De acuerdo con el informe a partir del 1 de marzo de 1905, se contaron  los peces que se encontraban en los estanques de la planta de incubación de Nahuel Huapi y habían 8,500 truchas de arroyo, 3,800 truchas de lago y 1800 salmones.

Lago Nahuel Huapi - Argentina

Lago Nahuel Huapi – Argentina

Estos midieron de seis a ocho pulgadas de largo. Se perdieron muchos accidentalmente durante la última parte del año, pero en mayo de 1906 contaban con un considerable número de cada una de estas especies. La tasa de mortalidad de las tres especies desde marzo de 1904, hasta mayo de 1906 fue tan baja como la de los criaderos de truchas más exitosos de los Estados Unidos.

En 1908 se enviaron por ferrocarril 25.000 ovas de trucha de la planta de incubación de Nahuel Huapi a Santiago de Chile,  desde Buenos Aires a Valparaíso, no lejos de la frontera argentina, a petición del gobierno de Chile, para ser incubadas en un pequeño criadero del gobierno que se encontraba en las montañas de los Andes.

También en 1908 se hizo un esfuerzo para traer en otras especies desde el Reino Unido y se trajeron 20 mil ovas de salmón del Atlántico que fueron obtenidas de las pesquerías de  Earl of Denbigh  en Gales del Norte.

La historia es un poco irregular pero al parecer debido a un mal embalaje y  a la urgencia de conseguir un criadero, algunas de estas ovas  terminaron en Chile, en lo que posiblemente sea el mayor criadero del mundo. El criadero sigue funcionando en la actualidad, aunque en una menor capacidad.

El mayor crédito se le otorga al Instituto de Desarrollo  Pesquero (IFOP), el cual jugó un papel decisivo en la importación del primer salmón Coho ( según registros en 1921) y en los venideros 50 años, ya que el Instituto siguió el ejemplo y copió tecnologías de avanzada del extranjero para cultivar diversas especies acuáticas, además de invitar a expertos extranjeros para compartir sus conocimientos.

 Fundación Chile

En 1976 se formó la Fundación Chile, una institución dedicada a la investigación científica y la transferencia de tecnología. Se formó como una asociación público-privada en la cual el Gobierno de Chile posee el 50% y el otro 50% pertenece a ITT. Su misión fue introducir innovaciones de alto impacto para aumentar la competitividad de Chile en los mercados mundiales.

Los sistemas acuícolas  se destacaron como una perspectiva importante. En 1978 creció la contribución del gobierno con la creación del Departamento de Pesca y el Servicio Nacional de Pesca, Sernapesca.  Entre 1978 y 1980 una serie de iniciativas privadas, incluidas las de la Fundación Chile, condujeron a la creación de varias empresas dedicadas exclusivamente a la cría de salmón.

A principios de 1980 un pequeño grupo de empresarios visionarios invirtieron  en un negocio incierto y desconocido – considerado un proyecto de alto riesgo en ese momento – y así comenzó la cría de salmón en Chile.

En 1982 se fundó la primera empresa creada por Fundación Chile: Salmones Antártica Ltda., la cual siete años más tarde fue vendida a una empresa japonesa por US $ 22 millones. La segunda empresa de la Fundación Chile fue Cultivos Marinos Tangoy (Cultimar), que gestiona el desarrollo del cultivo de la ostra japonesa y a la que en 1992 se le atribuyó el exitoso desarrollo del cultivo del rodaballo en Chile.

En 1985 ya operaban en Chile 36 granjas de salmón y la producción total superó las 1.200 toneladas. Un año más tarde comenzó el auge de la industria del salmón, con una producción  que superaba las 2.100 toneladas anuales y los estudios de viabilidad mostraban un impresionante retorno de la inversión.

 Salmonchile

Ese mismo año, como prueba de la consolidación definitiva dentro de la industria del salmón, se formó la Asociación de Productores de Salmón y Trucha AG, conocida actualmente como Salmonchile.

A partir de entonces, el principal objetivo de la asociación ha sido garantizar un sello de calidad para la producción y promoción del salmón chileno en los mercados mundiales. Se establecieron  requisitos mínimos para las plantas de procesamiento de las empresas miembros, con el fin de obtener un producto con la mejor calidad.

 En 1990 la industria comenzó con el cultivo y  reproducción de las primeras huevas de salmón Coho chileno. Este paso representó el primer avance científico en Chile y anunció el despegue real de la industria. Al mismo tiempo, se realizaron mejoras importantes en la alimentación del salmón y el posterior aumento en el volumen requería de una industria más profesional.

Se introdujeron alimentos secos con un alto contenido de lípidos y con un balance  lípido-proteína más eficiente. En 2003, la industria desarrolló un Código de Buenas Prácticas, el primero de su tipo en Chile.

 Crisis de la Industria

Muchas veces lo bueno viene aparejado de lo malo, por lo que en julio de 2007 una instalación de cultivo en Chiloé informó oficialmente el primer caso de la Anemia Infecciosa del salmón (ISA). La enfermedad es causada por un virus de la familia Orthomyxoviridae, del género Isavirus, que afecta al salmón del Atlántico cultivado en agua de mar.

La enfermedad creó una crisis en la industria que afectó su proceso de producción y el desarrollo regional en las zonas infectadas. Si bien no afecta a los humanos, causa la mortalidad de los peces. También se diagnosticó en la década de 1980 en Noruega y más tarde en Canadá, Escocia, las Islas Feroe y los Estados Unidos. La crisis requirió la rápida creación de una asociación público-privada para abordar el tema.

Las medidas adoptadas incluyeron la emisión de resoluciones  por parte de un órgano gubernamental, como las medidas de contingencia y las resoluciones posteriores de seguimiento y control. Durante este tiempo, la asociación trabajó con las empresas miembros para promover la auto-regulación y fomentar las relaciones con los órganos de gobierno.

Al igual que con cualquier crisis, el proceso generó oportunidades que impulsaron el desarrollo de un nuevo modelo de producción para la industria. Esto incluyó una serie de medidas relativas a los intervalos saludables, el tratamiento coordinado y las densidades máximas.

Esto se sustentan en análisis temáticos centrados en las concesiones, la infraestructura de producción y la mejora de las condiciones de salud, incluyendo los distintos planes de acción encaminados a la detección de enfermedades, vacunación, el uso de medicamentos y las restricciones a la importación de ovas.

La asociación coordinado proyectos conjuntos con empresas de la industria para establecer 44 medidas de salud que promuevan  la autorregulación y una asociación público-privada. Esto incluye la modificación de la legislación vigente, en particular, la Ley General de Pesca y Acuicultura y la adopción de nuevas regulaciones. Con el tiempo, y gracias al esfuerzo y dedicación de todos los involucrados, la recuperación fue exitosa y es parte del pasado en la industria acuícola Chilena.

 Segundo productor más importante del mundo

La industria acuícola salmonera es actualmente el segundo sector exportador más grande de Chile; además Chile es el segundo productor mundial de salmón a nivel mundial, solo aventajado por Noruega. Esta industria ha  generado más de 60.000 empleos directos e indirectos y opera en más de 70 mercados.

Los mercados se han forjado en zonas como Brasil y otros países en desarrollo de América Latina, aunque también hay un gran impulso en China y Rusia. Demanda actual es muy fuerte, por lo que todavía hay una cierta profundidad en la comercialización del producto.

De acuerdo con la FAO sobre los recursos humanos, existe una adecuada disponibilidad de investigadores, profesionales, técnicos y mano de obra especializada para responder a la creciente demanda por parte de la industria, así como de los programas de investigación públicos y privados.

Las universidades e instituciones de educación superior están entrenando activamente recursos humanos orientados a la satisfacción de las necesidades de la industria en cuanto a la producción (biólogos marinos, veterinarios, ingenieros pesqueros e ingenieros acuícolas), el procesamiento (ingenieros industriales y de alimentos) y la comercialización (ingenieros comerciales).

También hay una creciente especialización en las áreas de servicio, como la evaluación del impacto ambiental, el diagnóstico y tratamiento de enfermedades, la biotecnología, estudios de mercado y de comercio exterior, entre otros. El Gobierno cuenta con un grupo ProChile, que es muy eficaz en el ámbito del comercio.

 Plan de acción anual

Quizás el hito más importante de los últimos años haya sido la publicación oficial de la Política Nacional de Acuicultura, la cual estableció objetivos, principios y estrategias asociadas con el desarrollo sostenible de la actividad.

Este importante instrumento de participación público-privada también estableció planes de acción anuales (para los años 2004 y 2005), los cuales fueron alcanzados satisfactoriamente según el informe de la FAO.

Fuente: International Aquafeed

 

 

Deja un Comentario

avatar
  Subscribe  
Notificarme de