Insectos como fuentes de piensos y alimentos:

1.727 Visitas

Ir contra la corriente

La entomofagia, o «insectos como fuentes de alimento» parece ser un tema muy popular en estos días. Muchos actores globales están identificando esta práctica como una futura piedra angular de la seguridad alimentaria. Por ejemplo, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), ha identificado a los insectos comestibles como un tema de prioridad para la investigación. En el 2013, el ex presidente estadounidense Bill Clinton recibió el premio Hult por parte de una empresa social, Aspire, creada por estudiantes de la Universidad de McGill, que tiene como objetivo «desarrollar y distribuir tecnologías de cultivo asequibles y sostenibles de insectos y aumentar el acceso a los insectos comestibles de alto valor nutritivo entre los miembros de la sociedad más pobres y  necesitados».

Francamente, no me siento cómodo cuando la gente presenta una actividad de producción de alimentos (de cultivo) con tan elevada narrativa. Sin embargo, ¿quién soy para discutir en contra de la maternidad o del pastel de manzana?

Uno de los aspectos de venta clave para la entomofagia es la alta eficiencia de conversión de los insectos en una variedad de recursos de alimentos y el alto valor nutritivo de los insectos; de ahí el énfasis en el posicionamiento del cultivo  de insectos  o como parte de la seguridad alimentaria mundial a largo plazo. En esa óptica, las preguntas que tengo son las siguientes:

  1. ¿Los insectos son tan nutritivos como se supone que sean?
  2. ¿El cultivo de insectos es verdaderamente altamente eficiente?
  3. ¿No existen otras maneras de suministrar nutrientes de una manera rentable y sostenible?

Permítanme intentar a contribuir en la respuesta de algunas de estas preguntas a través de lo que más conozco que es la nutrición de peces y la formulación de los piensos.

El valor nutritivo de la biomasa de insecto en los peces  

El uso de insectos en la acuicultura es también un tema candente. Un  número cada vez mayor de empresas se han establecido en todo el mundo para intentar producir biomasa de insectos a escala comercial y la industria de alimentos acuícolas es claramente uno de los mercados a los que apuntan estas empresas están. Esto parece ser un ajuste natural, ya que los insectos son un componente importante de la dieta natural para muchas especies de peces.

Los insectos suelen ser ricos en proteínas (40-70 % sobre una base de materia seca) y lípidos (hasta 50 % sobre una base de materia seca) y generalmente tienen un perfil relativamente bueno de aminoácidos esenciales y ácidos grasos. Por ende deben ser un valioso ingrediente de alimento para las especies acuícolas y merecen ser investigados seriamente.

Soy consciente de que existe un significativo número de ensayos de investigación sobre este tema, los cuales algunos se han finalizado y otros que aún están en curso. Mi equipo de investigación, por su parte, finalizó  recientemente un ensayo de alimentación con Harina de Súper Gusano (SWM), e ingredientes con una quitina baja, alta en proteínas (~ 40%) y lípidos (~ 40%), producidos a partir de la molienda de larvas del escarabajo tropical Zophobas Morio.

Los resultados de nuestro ensayo de 12 semanas con la trucha arco iris indicaron que, en general, el valor nutritivo de la SWM era bastante comparable con la de otros ingredientes comúnmente utilizados en los piensos para salmónidos (como la harina de gluten  de maíz, la harina de subproductos avícolas, la harina de soja, etc.).

Si bien pudimos obtener un buen rendimiento con niveles de hasta aproximadamente el 15 % de SWM, el alto contenido en ácidos grasos saturados y los niveles limitantes de lisina, histidina y valina parecen limitar el potencial de este ingrediente para ser incorporado a niveles elevados en los alimentos para salmónidos. Además, el coste de este tipo de ingrediente es todavía muy alto y no es verdaderamente competitivo con el resto de los ingredientes de alimentos para peces más comunes, incluyendo la harina de pescado.

Los insectos como fuente de ingrediente de alimentos para animales y humanos puede sonar muy bien, pero desde mi perspectiva y desde los puntos de vista  nutricionales y económicos se quedan un poco cortos. Así que para tratar de responder a mis preguntas iniciales puedo decir:

  1. Si, los insectos son nutritivos, pero quizás no es el «súper alimento», que muchos asumen que son.
  2. Si simplemente nos basamos en la «economía», la cría de insectos todavía parece tener un largo camino por recorrer antes de convertirse en una actividad altamente eficiente.

En mi opinión, la producción de insectos tiene sentido si se utilizan para convertir los recursos de valores muy bajos (residuos de cosecha, de procesos agro-industriales, estiércol, etc.) que no pueden ser eficaces o seguros como recursos para alimentos balanceados. En un artículo reciente de Lundy y Parella (2015) se indica lo mismo: «la identificación de los sustratos de residuos escalables a nivel regional y con la calidad suficiente para producir insectos, los cuales no tienen competencia directa con los sistemas de producción de proteínas existentes, podría ser el camino más prometedor para la producción de insectos, con mínimo impacto ecológico, y en una escala de importancia para el suministro de proteínas a nivel mundial.»

Los insectos no pueden producir proteínas y aminoácidos de fuentes N elementales, como lo hacen los productores primarios (plantas y algas). Siempre hay una cierta ineficiencia de conversión cuando un animal se alimenta y metaboliza nutrientes.

Los alimentos acuícolas comerciales son mezclas compuestas de commodities vegetales o subproductos (granos, harinas de semillas oleaginosas, subproductos de la molienda de granos, etc.) que representan del 80 al 90 % del peso del alimento terminado. No podría estar en contra de la producción de soja, maíz, colza, girasol, arroz y papa, como medio de garantizar la seguridad alimentaria mundial y la producción de alimentos acuícolas en los próximos años.

¿Está de acuerdo o no? Hágamelo saber a trvés de International Aquafeed o a dbureau@uoguelph.ca

Autor: Dominique P Bureau, miembro del panel editorial de IAF 

Fuente: International Aquafeed

Deja un Comentario

avatar
  Subscribe  
Notificarme de