Ingredientes Marinos como base de una Producción Acuícola Mundial

2.977 Visitas

La acuicultura alimentaria se desarrolló en la década de 1960 en un momento en que el suministro global de harina y aceite de pescado se había direccionado a los sistemas de producción de proteínas terrestres y al consumo humano directo (aceites de pescado hidrogenados) ), así como a otros usos como los fertilizantes agrícolas (harina de pescado), la industria textil y la iluminación( aceite de pescado). Desde entonces, el destino del suministro de los ingredientes marinos, incluido la harina y el aceite de  pescado ha cambiado, asociado al crecimiento de la acuicultura a partir de finales de los años sesenta

Esto ha dado lugar a que la acuicultura tenga una proporción cada vez mayor de ambos ingredientes, hasta el punto en que aproximadamente el 70% de la harina de pescado y el 73% del aceite de pescado fueron destinados a la acuicultura en el 2015. Con la producción anual de harina y aceite de pescado de un año “normal”, ligeramente por debajo de los 5 millones de toneladas y 1 millón de toneladas, respectivamente, la industria de ingredientes marinos es pequeña en comparación con otros ingredientes de piensos como la soja y el trigo.

No obstante, es muy importante en relación con las cualidades nutricionales que proporcionan a los peces de cultivo y las especies de crustáceos, y sigue siendo la base de la acuicultura alimentaria hasta el día de hoy. También es la base de los sistemas mundiales de producción de cerdos y pollos, pero aquí nos centramos en la acuicultura. A pesar de la moda actual de los titulares y artículos que critican la inclusión de ingredientes marinos en los alimentos acuícolas, es importante recordar que la harina y el aceite de pescado son los fundamentos nutricionales sobre los que se basa la industria acuícola moderna.

Sin la calidad nutricional de estos ingredientes, la realidad es que simplemente la acuicultura no sería una industria global que apoye una gran y creciente proporción de los productos del mar que se consumen. La harina de pescado es nutricionalmente completa para las especies carnívoras (aunque puede que no sea tan necesaria) y es un paquete rentable que proporciona la gama de macro y micronutrientes que necesitan  los animales acuáticos de cultivo  (Tacon&Metian, 2008).

Para especies como el salmón, la trucha, la lubina, el turbot, sus alimentos fueron dominados por estos materiales en los primeros días de la producción de especies de cultivo, permitiendo el crecimiento de una industria importante. Contar con una nutrición completa para los peces permitió que los esfuerzos sobre el desarrollo tecnológico abordara cuestiones de diseño de sistemas de producción e ingeniería, fisiología, genética, reproducción, suministro de gametos y el control de enfermedades.

El volumen total utilizado en la acuicultura no se redujo, pero si el nivel de inclusión en los piensos , lo que permitió un aumento en el volumen de alimentos acuícolas para el crecimiento del mercado. Sin embargo, la “trampa de harina de pescado”, que resaltaron algunos autores a principios de los años 2000 como limitante para el crecimiento de la acuicultura fue pasada por alto y no se utilizó como remplazo  parcial de los ingredientes marinos, en particular con ingredientes procedentes de fuentes vegetales, (Jackson, 2012).

También se ha observado que la harina de pescado se ha convertido en un ingrediente estratégico, y no se refleja como un commodity para los alimentos acuícolas

¿Por qué los alimentos ‘libres de peces’ no son una realidad?

Fue  evidente en el 2016 que hay mensajes consistentes en los medios de comunicación sobre alimentos “libres de peces” para la acuicultura, incluyendo en algunos casos premios para alcanzar este objetivo en volúmenes comerciales, sobre la base de que esto mejorará de alguna manera la sostenibilidad de la industria.

Además, algunas de las principales compañías de piensos han ofrecido comunicados de prensa en los últimos meses haciendo hincapié en que son capaces de fabricar alimentos acuícolas libres de peces, que se adecúan a las especies carnívoras de cultivo (pero en algunos casos también indican que no lo harían aún si la tecnología estuviese disponible). En la parte académica parece que ahora es de moda trabajar sobre el tema y hay ejemplos similares, p. Sarker et al., 2016, quien describe los beneficios aparentes de la “sustitución completa” de los ingredientes marinos.

Se ha puesto de moda adoptar esta postura, a pesar de que una proporción importante de los ingredientes marinos que se producen a nivel mundial proceden de materias primas derivadas de una pesca bien gestionada, o de subproductos de la industria de procesamiento de productos del mar; por lo que el punto de vista de que la sustitución de los ingredientes marinos de alguna manera aborda los temas de sostenibilidad en el suministro de harina de y aceite de pescado es en gran medida sin fundamento.

Un resumen de los ingredientes de alimentos para salmón desde el 1990 al 2013 (Ytrestøyl, Aas, &Åsgård, 2015) mostró una disminución de los ingredientes marinos del 90% (c.66% harina de pescado y 24% aceite de pescado) hasta el 30% (18% 11% aceite de pescado), ilustrando cómo ha funcionado esto en la realidad comercial. Los macronutrientes en la harina de pescado son importantes para la acuicultura y la digestibilidad de la harina de pescado como ingrediente es muy alta en comparación con la mayoría de los otros ingredientes de piensos.

Cada vez más los micronutrientes, especialmente las ventajas nutricionales que se obtienen a través de los ácidos grasos poliinsaturados, el perfil de aminoácidos y el perfil de vitaminas y minerales, se están reconociendo no sólo por los beneficios para la salud del animal de cultivo, sino por sus beneficios de crecimiento.

En la actualidad, y en términos prácticos, otros ingredientes de pienso no tienen las ventajas nutricionales más amplias de los ingredientes marinos. Esto puede cambiar con el advenimiento de algunas nuevas tecnologías disponibles para producir proteínas a partir del metano, o aceite que contenga ácidos grasos omega-3 de las plantas terrestres, pero la cuestión siempre será sobre el volumen de suministro que se puede lograr en relación con las demandas de una industria acuícola, la cual sigue creciendo a un ritmo cercano a 5,8% anual en el período 2005-2014, según la FAO – Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, 2016.

Predicción del suministro de materias primas

Garantizar el suministro continuo de materias primas para la producción de harina y aceite de pescado es una de las prioridades de la IFFO, por lo que  un proyecto patrocinado por IFFO en el Instituto de Acuicultura de la Universidad de Stirling, Reino Unido, investigó cómo esto podría cambiar de su situación actual hasta los  próximos 10 años.

Se calcularonestimados basándose en los datos de la FAO y la IFFO, para la posición actual, así como las predicciones para 5 y 10 años. Actualmente alrededor de 20 millones de toneladas anuales de materia prima en todo el mundo se utilizan para la producción de harina y aceite de pescado. De este total, 14 millones de toneladas provienen de pescado entero procedente de pesquerías de reducción, de las cuales casi el 50% proviene de América del Sur

Los subproductos aportan 5,6 millones de toneladas (3,7 millones de toneladas de la pesca de captura y 1,9 millones de toneladas de la acuicultura), lo que equivale a aproximadamente a un  28% del suministro total de materias primas. Europa es uno de los principales contribuyentes al subproducto de la pesca de captura (1,2 millones de toneladas) y Asia al subproducto de la acuicultura (0,8 millones de toneladas).

En los próximos 10 años, se estima que la producción de harina de pescado crecerá entre un 25% y un 30%, principalmente como resultado del aumento de la disponibilidad de materias primas, principalmente de subproductos de productos del mar procesados. Por diversas razones, muchas de las cuales son logísticas y se refieren a la recolección y transporte de la materia prima a las plantas de harina de pescado, la utilización de subproductos en la producción de harina y aceite de pescado tiene cierto margen de mejora.

Los rendimientos de la harina y el aceite de pescado procedentes de subproductos difieren en comparación con el pescado entero. Se prevé que la producción de aceite de pescado aumente a un nivel inferior (5-10%) durante ese período, como consecuencia de la creciente proporción de subproductos de la pesca del pescado blanco, por ejemplo, y el aumento de las contribuciones de las especies de acuicultura de agua dulce, las cuales poseen un menor contenido de aceite .

Un suministro global finito, incluyendo la situación actual y el impacto adicional de los eventos de El Niño en América del Sur, ha afectado la disponibilidad de estos compuestos. El equipo del proyecto calculó que aproximadamente 210.000 toneladas de EPA y DHA se suministran anualmente procedentes de fuentes globales, siendo América del Sur el principal contribuyente de este total.

Hipotéticamente, si se procesara todo el subproducto disponible, podría haber 170.000 toneladas adicionales de EPA y DHA disponibles. Teniendo en cuenta cómo cambiaría la el suministro de pesca de captura y el de la acuicultura  en los próximos diez años, el equipo predijo que esto podría aumentar a 200.000 toneladas adicionales para el 2025, suponiendo que todos los subproductos disponibles se pudieran recolectar.

Suministro sostenible y certificación

Es interesante observar las percepciones sobre la sostenibilidad en la industria de los ingredientes marinos, particularmente desde la perspectiva de una comparación con otros alimentos y materiales alimenticios. A partir de 2009, la IFFO trabajó en el desarrollo de un sistema independiente de certificación de terceros para ingredientes marinos, junto con el apoyo de la industria, minoristas y ONG, que fue adoptado por la industria en el 2011.

Cinco años después, el esquema IFFO de suministro responsable (IFFO RS) está funcionando a través de la versión 2.0, que debería ser adoptada a finales de 2017. En 2015, el programa IFFO RS representó más del 40% del suministro global de harina y aceite de pescado. Las predicciones para el crecimiento del material certificado suministrado por la industria representarán aproximadamente el 47% de la producción mundial a finales de 2017, con planes para incrementarlo aún más a través de la adopción de varios Programas de Mejoramiento en diferentes países del mundo.

Cuando se considera esta cifra como una producción global de material compatible, en comparación con otros ingredientes utilizados en los piensos acuáticos, los ingredientes marinos están muy bien representados, con un porcentaje de suministro certificado mundial que excede las cifras de ingredientes como, por ejemplo, la soja y el trigo.

Resumen

Los ingredientes marinos han jugado un papel crucial en el desarrollo de los sistemas acuícolas y lo seguirán haciendo en el futuro.

La necesidad de la acuicultura es continuar creciendo en  volumen de alimento, junto con la capacidad de satisfacer los requerimientos nutricionales y de calidad de los productos finales de las especies acuícolas de cultivo. A pesar de una crítica representación de los ingredientes marinos en los medios de comunicación, es evidente que el volumen de suministro requerido será impulsado por una situación en la que harina y aceite de pescado sean componentes importantes dentro de la canasta de ingredientes disponibles. Un enfoque que sea ‘en la misma proporción que’ y no ‘en lugar de’

AutorDr. Neil Auchterlonie, Director técnico de IFFO, Organización de Ingrediente Marinos

Fuente: International Aquafeed

Deja un Comentario

avatar
  Subscribe  
Notificarme de