Harina de Insecto: Un Ingrediente Revolucionario

3.506 Visitas

Los insectos pueden ser un ingrediente de los alimentos balanceados”. En la última década, esta declaración ha pasado de ser una propuesta marginal a un hecho ampliamente aceptado. Si bien la investigación sobre el alimento de seis patas ha existido desde principios de la década de 1980, los documentos académicos recientes y los signos del rápido progreso del sector privado han popularizado el concepto.

Sin embargo, el punto focal de este progreso ha sido estrecho, ya que los insectos se ven fundamentalmente como un reemplazo de la harina de pescado, en lugar de un ingrediente novedoso por derecho propio, con una gran gama de beneficios funcionales. Por supuesto, hay una buena razón para esto. Los precios de la harina de pescado han mostrado una tendencia al alza en las últimas dos décadas y actualmente el mercado está experimentando una volatilidad e incertidumbre extremas. Esto solo ha sido suficiente para que muchos dediquen tiempo y recursos a proteínas alternativas.

Sin embargo, una gran área de aplicación que a menudo se pasa por alto es el impacto potencial en la salud y el rendimiento animal de los cerdos y los pollos, así como de los peces y crustáceos.

Los insectos, como las Larvas de la Mosca Soldado Negro (BSFL), tienen un perfil de aminoácidos bien equilibrado que es capaz de reemplazar la harina de pescado en las dietas de peces carnívoros con mucho más éxito que las proteínas vegetales. Por ejemplo, en el 2011, Sealey et al. encontró que la harina BSFL puede reemplazar con éxito hasta el 50 %  de la harina de pescado en las dietas de la trucha arco iris.

Sin embargo, enfocarse en el perfil de aminoácidos de los insectos subestima la novedad de la innovación en nuestro umbral. Si bien el cultivo tradicional de insectos data de hace 3.200 años, solo en la última década la producción de alto volumen ha coincidido con una investigación seria sobre los efectos de las dietas que contienen harina de insectos

Esto a pesar del hecho de que los insectos constituyen la dieta natural de muchas de nuestras especies de ganado y acuicultura en la naturaleza. En efecto, cuando agregamos insectos a los alimentos balanceados, estamos reintroduciendo a nuestros animales domesticados en sus fuentes históricas de alimentos. Si cambiamos la harina de pescado por harina de insecto en el alimento avícola, no estamos reemplazando la “harina de pescado’, estamos utilizando un alimento real.

Como era de esperar, las dietas naturales son para animales sanos. Investigaciones recientes sobre los beneficios funcionales de los piensos a base de insectos han confirmado que se pueden tener impactos significativos en la salud del intestino de los cerdos y las aves de corral, el rendimiento del crecimiento y la resistencia a las enfermedades.

 En el 2015, Park et al. descubrió un nuevo péptido antimicrobiano (AMP) en el intestino BSFL que inhibe una variedad de bacterias. Los estudios de seguimiento han confirmado que estos AMP pueden inhibir E. coli y el S. aureus e incluso hongos como el patógeno de la planta Rhizoctonia solani. En una revisión de 2016, Jozefiak y sus coautores fueron muy positivos acerca de las implicaciones: “Los péptidos antimicrobianos para insectos brindan una gran esperanza debido al creciente problema mundial de la resistencia bacteriana a los antibióticos”.

Además de los AMP, la larva de la mosca Soldado Negro es rica en otro compuesto antimicrobiano: ácidos grasos de cadena media (MCFA). Los AGCM han llamado la atención en los sectores de los cerdos y pollos por su capacidad de alterar las membranas bacterianas, pero las fracciones de alto MCFA son raras en los aceites vegetales.

El aceite BSFL que producimos en Nutrition Technologies es más del 40 % de ácido láurico (C-12), un MCFA bien estudiado. Esto lo hace ideal para la salud intestinal en las dietas de pre-inicio e inicio de los lechones. Incluso nuestra harina de BSFL con toda su grasa contiene un nivel de AGCM lo suficientemente alto como para reducir los patógenos como los D-estreptococos en los lechones destetados, según lo informado por Spranghers et al. 2017.

Los impactos sobre la salud de la harina de insectos en las especies acuícolas son poco estudiados, pero los resultados iniciales son emocionantes. Un estudio de la industria sobre el camarón Blanco(L. vannamei) describió una prueba de provocación con el patógeno (Vibrio parahemolyticus) y encontró una tasa de supervivencia 33 % más alta entre los camarones alimentados con proteína de harina de gusano. Como el Vibrio causa el devastador Síndrome de Mortalidad Temprana (SEM), las implicaciones para este resultado, particularmente en el sudeste de Asia, son significativas. En Nutrition Technologies estamos llevando a cabo ensayos financiados por el gobierno australiano en colaboración con Curtin University para estudiar el efecto inmunomodulador de la harina BSFL en el camarón Blanco y la Langosta Chocolate (Cherax cainii), los resultados se publicarán en julio de este año.

En avicultura, la harina de insectos aportará algo más que una mejora de la salud intestinal. Varios estudios recientes sobre gallinas ponedoras han encontrado aumentos en la productividad, incluso cuando las dietas están formuladas para reemplazar la harina de pescado. En el 2012, un artículo de Park et al. encontró que incluir la harina BSFL en las dietas de ponedoras aumenta el rendimiento del huevo, el grosor de la cáscara y el peso del huevo. El mismo año Secci et al. encontró que la harina BSFL disminuyó el colesterol en los huevos en un 11 por ciento. Un informe del Dr. Aidan Leek, 2015, incluso encontró que al alimentar con BSFL vivo a los pollos se puede controlar los brotes de picoteo, debido a la respuesta conductual de las aves de corral a los insectos vivos.

A pesar de estos prometedores resultados, es importante recordar que, como industria, nuestra comprensión de la harina de insectos está en su infancia. Todavía estamos aprendiendo, por ejemplo, qué efecto tiene el biopolímero de la carcaza de los insectos, la quitina, sobre la digestibilidad. Otra área de investigación activa es cómo se puede modificar la dieta de insectos para optimizar la composición de ácidos grasos de la harina BSFL.

El ritmo de la investigación ciertamente ha aumentado. Se publicaron más informes académicos sobre la BSFL en acuicultura en el 2017 que en los 11 años anteriores. Sin embargo, incluso si nuestra comprensión de los alimentos a base de insectos avanza significativamente en los próximos años, solo será sobre las pocas especies que actualmente se utilizan en la producción comercial (hay más de 1 millón de especies de insectos descritas en la tierra).

Como productores de insectos, la inmensidad de lo que todavía no sabemos puede ser abrumador, del mismo modo que el alcance de lo posible es estimulante. A medida que la harina de insectos se hace más disponible, comprender su uso y contexto será clave para lograr un cambio significativo en la industria de la alimentación animal.

Autor: Martin Zorrilla, Director de I+ D, Nutrition Technologies

Fuente: International Aquafeed

 

2
Deja un Comentario

avatar
2 Comment threads
0 Thread replies
1 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
FELIXGiulia Recent comment authors
  Subscribe  
reciente antiguo más votado
Notificarme de
Giulia
Invitado
Giulia

Buenos dias, queria especificar que el articulo de Secci et al (2018) esta publicado en la revista “Animal”. Muchas gracias para la propagación de las investigaciones científica.

FELIX
Invitado
FELIX

PODRIAN DECIRME LA FORMA DE HACER LA HARINA DE MOSCA SOLDADO NEGRA
GRACIAS