Granja de Truchas que Cultiva el Turismo

1.849 Visitas

El equipo de la revista International Aquafeed visitó la granja de trucha local Bibury ubicada en Bibury, Gloucestershire, a media hora en auto de las oficinas de Perendale Publishers en Cheltenham.

La granja de trucha Bibury es una de las granjas más antiguas de Gran Bretaña, fundada en 1902 por el naturalista Arthur Severn para abastecer los ríos y arroyos locales con la trucha marrón nativa, que ahora cubre 15 acres en un hermoso valle en Cotswolds, justo en el valle Coln. El valle es el hogar, por supuesto, del río Coln, y tal vez un hecho menos conocido, sus aguas corren muy cerca de las icónicas cabañas que los británicos a menudo pasan por alto al principio de nuestros pasaportes.

Durante la visita, el equipo estuvo acompañado por el Dr. Holger Kühlwein, Grente de cuentas claves de acuicultura de Leiber GmbH, quien visitaba las oficinas después de ofrecer una conferencia en la Universidad de Plymouth, de la cual es ex alumno. Curiosamente, antes de su actual cargo en Leiber, el Dr. Kühlwein pasó algún tiempo como productor de truchas.

El tour estuvo a cargo de Martin Smith, quien ha trabajado en la granja durante cinco años, aunque esta semana pasará a tener un Nuevo cargo en la industria del desarrollo del agua y entregará su puesto actual como gerente de granja a Robert Waker.

Con una gran cantidad de conocimiento, la gira comenzó justo al principio del ciclo de vida de la trucha, en los tanques utilizados para albergar los huevos fertilizados antes de ver a los alevines en sus tanques de cría. La visita luego se dirigió a una pequeña habitación donde se utilizó una mezcladora de cemento como soporte improvisado, e los tanques donde se depositaron los huevos fertilizados

Aunque la granja vende el pescado comercialmente, muchos de los peces se crían como reproductores, y estos se alojaron en una incubadora que tenía cuatro piscinas para los peces, dos de las cuales estaban coloridas llenas de vida

La granja cría sólo truchas hembras y los peces que luego se venden comercialmente en supermercados, mercados o las tiendas propias de las granjas se encuentran afuera, en grandes canales de pesca y estanques. Los peces que se utilizan con fines comerciales se crían para no tener un sistema reproductivo, lo cual incide al obtener un sabor más sustancioso.

Equipo Perendale Publishers Ltd

Martin Smith explicó que, “en promedio, hay 800,000 truchas en la granja, esto incluye las crías y reproductores. De eso, alrededor del 90 por ciento se usa para reabastecimiento y cerca del 10 por ciento se vende comercialmente”

La granja de trucha está abierta para los negocios en el sector de productos del mar, aunque se utiliza como una atracción local, lo cual es ideal para familias y turistas de la zona. Al llegar al pintoresco puente, se encuentra el río Coln y un antiguo molino de agua a la izquierda. Inmediatamente, el centro muestra una impresionante tienda de regalos con recuerdos temáticos del país, y por supuesto dentro hay una mesa de pescado fresca llena de hielo y delicioso pescado fresco para comprar.

Con una pequeña área de juegos para niños, la posibilidad de alimentar a los peces y una cafetería que sirve bebidas calientes y productos locales, realmente era un tesoro escondido en el campo de Cotswold, tanto para la industria de la acuicultura como para los visitantes en general de la zona. Los precios de admisión a la granja son £ 4.50 para un adulto £ 3.25 para niños, £ 3.75 para personas mayores, así como descuentos para familias y boletos anuales.

Fuente: Perendale Publishers

Deja un Comentario

Se el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Notificarme de