Entrevista a Patrick Charlton, Vicepresidente de Alltech

1.830 Visitas

Patrick Charlton es vicepresidente de Alltech y director ejecutivo de Coppens International, una compañía especialista en alimentos acuícolas, que fue adquirida por Alltech en el 2016. Antes de unirse a Coppens International, Charlton supervisó la actividad de 32 oficinas de Alltech en toda la región europea.

Se graduó de la Universidad de Nottingham y se unió a Alltech UK en 1991, convirtiéndose en el gerente técnico en 1995. En 1998, Charlton se mudó a Ciudad del Cabo, Sudáfrica, para convertirse en Director Técnico de la región de Alltech en África y Medio Oriente. Actualmente vive en el Reino Unido y recibió una maestría en fermentación y destilación de Heriot-Watt University en el 2006.

¿Qué aportó Alltech a la marca Coppens desde su adquisición?

Creo que lo más importante ha sido la tecnología. Se enfocaba mucho en la nutrición, ingredientes de calidad para hacer una dieta de calidad, que era su enfoque. Creo que el lado del aditivo nos ha llevado en una nueva dirección. Vimos el discurso de Ben Lamberigts (gerente de QRN) y estaba muy orgulloso porque hace un año podría haber tenido problemas para dar esa presentación, pero ahora ha visto los productos funcionando,  el trabajo que han hecho sobre la astaxantina y los minerales; entonces, por supuesto, confía mucho más cuando se trata de sus datos.

Las tecnologías nos han permitido presentar un reclamo que no teníamos en términos de tecnología de punta en el campo. Creo que la otra cosa es la presencia global. Aunque Coppens era una compañía global, todavía era una pequeña compañía de alimentos regional. Ahora son parte de una gran empresa con oficinas en 129 países

No estamos impulsando a Coppens a través de todos ellos, hemos dicho desde el primer momento que solo trabajamos con Alltech, donde es relevante, no vamos a todas las oficinas de Alltech y decimos que vendemos los alimentos de Coppens porque no es justo. No todos tienen personal y mercados acuáticos, e incluso si algunos de ellos lo hacen; vender piensos es un negocio diferente de vender aditivos, es un negocio B2C, a diferencia de un negocio B2B. Es posible porque tenemos a la gente. El mayor desafío con cualquiera de estos mercados es la gente.

¿Cuáles considera que serían sus principales áreas objetivo en el futuro?

Creo que en este negocio, en última instancia será la distancia, en Asia un poco de nuestros productos de alta gama: Coppens es muy bueno en las dietas de inicio. Se obtiene más de uno: 1,5 ml de dietas y, de manera realista, exportarlos intercontinentales se convierte en un desafío, pero hacemos muy poco en Asia, que es el 67 por ciento de la acuicultura mundial, por lo que tendríamos que analizar eso e ir desde allí. Pearse siempre ha dicho que debe seguir el camino menos recorrido porque ahí es donde radica la oportunidad.

Obviamente, lleva dos sombreros, vicepresidente de Alltech y CEO de Coppens. ¿Cómo logras equilibrar estos cargos, hay mucha sinergia?

Considero que mi papel es representar a ambas empresas, en ambos sentidos. Con eso, me refiero a que hay mucho en lo que Coppens puede ayudar a a Alltech en términos de su estructura comercial, como su Aqua Center. El Dr. Lyons me dijo el otro día: “Ustedes son mis amigos, en el lado acuícola”. Él siempre decía que estamos muy concentrados en no crear silos comerciales, por lo que usa una frase apasionada, “Un Alltech”.

Lo que quiere decir con eso es: sí, el negocio de alimentos para peces es diferente y separado, pero eso no significa que el equipo de alimentos para peces esté separado de los demás. No son ciudadanos diferentes.

Una de las formas en que Alltech ha tenido éxito es rompiendo barreras, queremos derrumbar barreras construyendo; usar los dos sombreros ayuda. Puedo asegurarme de que la bandera de Coppens esté dentro de Alltech y globalmente; pero de manera similar, mi trabajo ha sido ayudar al equipo de Coppens a sentirse ‘Alltech’. Ese ha sido realmente el gran objetivo; personalmente no lo hubiera querido de otra manera.

El mayor desafío con una adquisición es la integración; el equipo aquí ha sido ejemplar en la forma en que se han integrado al negocio, porque Alltech es una empresa diferente y hacemos las cosas de diferentes maneras. Creo que la polinización cruzada es tan importante y es por eso que debes evitar crear una mentalidad de silo entre las empresas que tienes.

Cuando alguien se pone a cargo de un negocio y su actitud es: “Estoy a cargo de este negocio, así que voy a ponerle un límite porque soy responsable”, está definitivamente errado. Veo que mi responsabilidad es el éxito de Alltech, del cual Coppens ahora es una parte importante.

¿En qué área de la acuicultura crees que es más importante enfocarse?

Por el momento en la tecnología. Considero que los ‘cultivos comerciales’, como la trucha o el salmón, no necesariamente van a alimentar al mundo, pero podrían haber beneficios residuales en relación con la utilización de esas tecnologías en otros lugares con diferentes especies. Es como la diferencia entre minar diamantes y extraer hierro.

Una de las razones por las que compramos Coppens es un nivel de frustración dentro de Alltech con la naturaleza más conservadora de la industria de alimentos balanceados. Cuando se vende alimentos, al final del día tenemos productores que buscan obtener la mejor carne de res; pero cuando ves el precio de su carne no lo puedes ignorar. Todos podemos hacer los mejores alimentos en el mundo, pero al final del día, alguien tiene que venderlos y los productores buscarán el mejor precio.

Lo atractivo de Coppens para Alltech fue su huella global, pero también su huella de especie. Estamos trabajando con la trucha, el el bagre, el esturión y la tilapia, y tenemos el sector del hobby y la lista continúa. Alltech los ha ayudado a pasarle por el lado al salmón, parte del cual se relaciona aquí.

Hicimos eso para mostrar algunas de nuestras tecnologías, el objetivo era obtener un alimento que fuera libre de pescado. La gran pieza que faltaba en el rompecabezas de Coppens era que podían trabajar sin la harina de pescado, pero les costaba confeccionarlo sin el aceite de pescado, el DHA. Así que entramos y agregamos la última pieza del rompecabezas.

Fuente: International Aquafeed

Deja un Comentario

Se el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Notificarme de