El Niño – planificar y gestionar los riesgos

900 Visitas

La Oscilación del Sur El Niño (ENSO) es un evento climático, donde el calentamiento de la superficie del mar en el Océano Pacífico conlleva a condiciones climáticas extremas que afectan a los sistemas climáticos y los diferentes países a nivel mundial. El impacto climático varía de lluvias extremas e inundaciones en algunas zonas, a sequías extremas y altas temperaturas en otras.

Desde la perspectiva de los alimentos y piensos estos cambios pueden tener  efectos devastadores en la industria, ya que los agricultores, pescadores, la industria local y las finanzas tienen que lidiar con los fenómenos meteorológicos extremos que conducen a la pérdida de cosechas, la rápida erosión de los suelos, daños a la industria y a las condiciones subóptimas; además todo ello conduce a brotes de enfermedades.

En el último evento de El Niño en 1998, las lluvias en Perú alcanzaron  40 veces su promedio. Los eventos de El Niño ocurren aproximadamente una vez cada cinco o siete años, y aunque son relativamente de corta duración, pueden tener gran alcance y grandes impactos en las industrias relacionadas con la producción animal y los cultivos. Las posibilidades de que un evento de El Niño ocurra este verano (2014) es de un 70 %.

 ¿Qué efectos tiene en la industria?

 Pesca

 Un ejemplo del  impacto de los eventos de El Niño se puede ver en  Perú, fundamentalmente en el sector de la pesca de anchoa peruana, la cual produce la mayor parte de la harina de pescado del mundo.

El Niño reduce el desove de la anchoa y conduce a un cambio en los patrones de migración, causando una enorme perturbación en el sector de la pesca. Cada vez que se produjo un impacto de El Niño (1972, 1982 y 1997) hubo una gran reducción en las capturas de anchoa resultado, e incluso estuvo a punto del colapso de la industria.

Así como la temperatura del agua afecta la migración y el desove de la  anchoa peruana, muchos pescadores peruanos quedan a merced de las condiciones climáticas. Estas condiciones a menudo provocan una gran interrupción en la pesca, provocando un aumento de los costos de pesca y la capacidad de los pescadores de pagar los préstamos.

Con el aumento de los costos de captura, sumado a la reducción de las capturas, tenemos como resultado un enorme aumento en los precios de la harina de pescado.

 Agricultores

Con el desarrollo de más y más alimentos acuícolas  a base de proteína vegetal,  los efectos de El Niño ejercen presión sobre algunas de las principales regiones productoras de granos y soja del mundo. Con la gran competencia por la tierra, con el fin de poder suministrar alimento para los seres humanos, biocombustibles y cultivos forrajeros, cualquier interrupción del suministro tiene efectos sobre los precios de la materia prima.

El evento de El Niño 1997-98 afectó gravemente a las regiones del sudeste Asiático y Oceanía, lo que provocó grandes fracasos en las cosechas y enormes aumentos en los precios de los alimentos; esto a su vez dio lugar a grandes y sostenidos infortunios en toda la región. Por su parte, la producción de cereales en el este de Australia y Filipinas se redujo drásticamente; condiciones que se prevén para el próximo evento de El Niño.

 Productores de piensos

Los alimentos acuícolas modernos dependen cada vez más de ingredientes procedentes de una serie de proveedores, por lo general de todo el mundo ya que utilizan suministros de origen vegetal (granos o soja) y marinos (harina de pescado).

En consecuencia, los productores de alimentos acuícolas se ven afectados por  los eventos de El Niño. El aumento de precios de las materias primas se podría compensar, transfiriendo estos costos a los compradores, pero ¿a qué precio y por cuánto tiempo?

 Productores acuícolas

Los piscicultores, como usuarios finales en términos de alimentos acuícolas, llevan el peso del aumento de los precios de las materias primas. A menos que hayan logrado obtener contratos a largo plazo con los proveedores de alimentos, o acuerdos de suministro a precio fijo con los mercados de pescado, están muy expuestos a las fluctuaciones de los precios de los alimentos acuícolas.

Los precios del alimento constituyen una porción significativa de los costos de producción de peces y erosionarían los márgenes de ganancia, a menos que se transfieran los precios al consumidor.

Esto a veces puede ser difícil de hacer cuando se compite contra los suministros de pescado silvestre o proteínas sustitutas. Si existen alternativas disponibles, entonces esto podrían ser una opción a corto plazo, sin embargo, esta táctica podría dar como resultado una nutrición subóptima que conlleve a tasas de crecimiento reducidas y en última instancia, un producto inferior.

¿Qué medidas se pueden tomar para mitigar los efectos de El Niño?

 Identificar los riesgos

En todos los casos, independientemente de su posición dentro de la cadena de suministro, las empresas deben adoptar un enfoque proactivo para la gestión de riesgos. Los riesgos deben ser identificados, evaluados y monitoreados.

Una vez que se analiza el impacto de estos riesgos, se pueden desarrollar las estrategias para la reducción o la gestión de estos riesgos. Las medidas de gestión pueden ser tan simple como la sustitución del alimento o la  cobertura de los efectos del fenómeno de El Niño mediante la compra de seguros especializados.

Lo que es crucial en todos los casos es planificar con anticipación.  Muchos de los efectos de El Niño se sentirán en todo el mercado y afectará a muchos actores al mismo tiempo, por lo que los impactos serán significativos a lo largo de las cadenas de suministro.

A menos que las empresas planifiquen el futuro, no tendrán más remedio que reaccionar a medida que se desarrollen los acontecimientos, en lo que será un ambiente muy dinámico. Se tomarán decisiones bajo estrés, lo que puede dar lugar a resultados pésimos.

Algunos riesgos están completamente fuera del control de las empresas, pero muchos no lo están y se pueden controlar y gestionar a través de las buenas prácticas comerciales, o transferir a los mercados de capitales o de seguros.

 Modelos meteorológicos

Los avances en los modelos meteorológicos y el monitoreo climático han permitido el desarrollo de modelos de riesgo para predecir eventos climáticos complejos con mayor precisión.

A medida que han evolucionado estos modelos, también lo han hecho las opciones para hacer frente a los fenómenos extremos. Mediante el uso de productos de cobertura de seguros y financieros, se ha podido aliviar los efectos de las crisis climática (desde una perspectiva financiera).

 ¿Cómo podría ayudar el seguro El Niño?

 Este producto es altamente innovador en ya que:

  • Proporciona protección contra el aumento de los costos ya que hace frente a uno de los peligros naturales más difíciles del mundo
  • Excepcionalmente, le permite a los compradores obtener protección y recibir pagos antes de que ocurra el evento El Niño. Esto brinda  oportunidades para la gestión de riesgos y la prevención de pérdidas antes del evento.
  • La base de su funcionamiento es totalmente formulista y objetiva, con el apoyo de un tercero, reduciendo así el riesgo moral y la posibilidad de selección adversa
  • Las reclamaciones de los pagos son rápidas, evitando largos ajustes de pérdidas, los cuales a menudo son muy conflictivos.

¿Cómo funciona?

La Temperatura de la Superficie del Mar (TSM) se mide (diariamente) en lugares específicos del océano Pacífico ecuatorial y la registra  la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA).

El principal indicador de un inminente evento de El Niño en Perú, por ejemplo, es la SST, ya que mide en la ubicación especificada del océano denominada «ENSO 1.2 ‘durante noviembre y diciembre.

Esta solución de seguros basados ​​en índices responde si la SST promedio durante noviembre y diciembre, medida por ENSO 1.2 supera en tres veces una temperatura determinada. Si supera esta temperatura, se hará el pago acordado.

El asegurado no tiene que demostrar que no ha habido ningún daño o perjuicio individual; la superación del umbral del es suficiente para desencadenar el pago.

 Beneficios del seguro El Niño

Hay una serie de beneficios específicos a determinadas industrias, pero a grandes rasgos las principales ventajas para todos los asegurados son las siguientes:

  •  Transparencia –  Lo que ve, es lo que obtiene- esto inspira confianza en el comprador – con tal de que entienda los principales riesgos
  • No existen los ajustes en el lugar-  Los pagos sólo se realizan de acuerdo con el índice, lo cual evita los ajustes costosos que requiere una gran experiencia
  • Falta de selección adversa / riesgo moral –  No importa quién compra la protección; el pago no se verá afectado. Si la empresa gestiona mal los riesgos no se le pagará más (o menos) de lo que determina el índice.
  • Manejo de riesgos correlacionados – Los eventos graves, como la sequía, pueden ser bien manejados por los productos basados ​​en índices, pero pueden ser un reto para los seguros convencionales
  • Bajos costes operativos y de transacción – Como no se requiere suscripción individual, el costo de la distribución de la política, la administración y manejo de reclamaciones se puede reducir a un mínimo
  • Pago rápido – No se requiere un ajuste adicional una vez que se haya determinado el nivel final del índice.

Autor: Daniel Fairweather, Willis

Email: dan.fairweather@willis.com

Fuente: International Aquafeed

Deja un Comentario

avatar
  Subscribe  
Notificarme de