Anguilla Japonica – Revisión del Progreso de Producción Artificial

2.282 Visitas

Revisión del progreso de producción artificial de anguilas de cristal y la investigación nutricional para la anguila japonesa, Anguilla Japonica

La Anguila japonesa, o Anguilla japonica, son miembros de la familia Anguillidae, que cuentan con 19 especies de anguilas de agua dulce, todas enmarcadas e el género Anguila. Se distribuyen principalmente en Taiwán, China, Japón y Corea. La anguila japonesa son peces catádromos, lo que significa que tienen un ciclo de vida específico y no pasan toda su vida en agua dulce. Las anguilas maduras emigran miles de kilómetros desde los cuerpos de agua en tierra  hasta las aguas marinas para fines de reproducción.

Durante este largo período de migración no se detienen, normalmente no comen ya veces se arrastran por la tierra en la noche para llegar al océano. Después de la copulación los padres sacrifican sus vidas, los huevos eclosionan en el mar y las larvas llamadas ” leptocéfalas ” emigran a través de la corriente a aguas poco profundas. Luego las larvas realizan la metamorfosis hasta convertirse en anguilas juveniles translúcidas, también conocidas como  anguilas de cristal (Figura 1).a Anguila japonesa, o Anguilla japonica, son miembros de la familia Anguillidae, que cuentan con 19 especies de anguilas de agua dulce, todas enmarcadas e el género Anguila. Se distribuyen principalmente en Taiwán, China, Japón y Corea. La anguila japonesa son peces catádromos, lo que significa que tienen un ciclo de vida específico y no pasan toda su vida en agua dulce. Las anguilas maduras emigran miles de kilómetros desde los cuerpos de agua en tierra  hasta las aguas marinas para fines de reproducción.

Las anguilas de cristal  migran hacia  los hábitats de agua dulce, estuarinos, lagos o ríos. Durante un largo período de su ciclo de vida, desde la etapa juvenil hasta la etapa de crecimiento, estos peces permanecen en agua dulce y completan su desarrollo. La anguila japonesa tiene un cuerpo alargado cilíndrico, con pequeñas escamas de color claro, que no llega a ser marmolado ni moteado (Figura 2). Al ser verdaderamente un animal  carnívoro, se alimenta básicamente de peces pequeños, insectos y crustáceos (Arai, 2016). Sin embargo, aún se requieren investigaciones adicionales sobre su biología y ciclo de vida.

Teniendo en cuenta el alto precio y la demanda del mercado, la anguila japonesa es una de las especies de peces más valiosas en el este de Asia. Desafortunadamente, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y los Recursos Naturales (UICN), la anguila japonesa está clasificada como especie  “En Peligro” y está en la lista roja (Jacoby & Gollock 2014).

¿Cuál es la razón principal de ello? Una de las causas es la sobre

Figura 2 – Anguila madura (Anguilla japonica)

Figura 2 – Anguila madura (Anguilla japonica)

explotación ya que las anguilas de cristal son a menudo capturadas y comercializadas debido a su alto precio, mientras que las predecibles migraciones estacionales las hacen fáciles de atrapar. Además, la contaminación del agua puede afectar negativamente los sitios de migración, el desarrollo de las larvas  y la abundancia de alimento para las anguilas juveniles

Las enfermedades infecciosas también han sido una de las razones de la actual disminución de la población de anguilas japonesas (van Ginneken & Maes 2005). Por lo tanto, se requiere una atención especial para la conservación y rehabilitación de estas especies.

Producción de la Anguila Japonesa

La acuicultura puede ayudar drásticamente a la situación de la anguila japonesa conservando la información genética, reduciendo la presión de las pesquerías sobre los recursos naturales y satisfaciendo la demanda del mercado. de igual manera se observó poco éxito en la cría artificial de la anguila japonesa, por lo tanto se están reclutando larvas para su uso en acuicultura. Durante las últimas décadas, la acuicultura de la anguila japonesa se ha desarrollado rápidamente y se ha convertido en una industria vigorosa en China, Japón, Corea, Malasia y Taiwán (Figura 3).

La acuicultura cuenta con  la mayor proporción de producción de anguilas en comparación con las capturas silvestres. En cuanto a Corea, el valor total de la producción de anguila japonesa aumentó de 22 millones de dólares en los años noventa a 192 millones de dólares en el 2014 (FAO, 2014). Pero esto se basa en la captura de anguilas de cristal, así como en su dependencia de las poblaciones silvestres. Para la acuicultura sostenible, el desarrollo de un sistema de producción de anguilas de cristal artificiales parece ser vital.

Los estudios sobre la reproducción artificial de la anguila comenzaron a partir de los años 1960; después de una serie de fracasos, Yamamoto y Yamauchi (1974) fueron los primeros en obtener larvas de huevos, utilizando una inyección hormonal en los reproductores. Después de eso, Yamauchi et al. (1976) tuvieron la oportunidad de recolectar anguilas recién nacidas durante dos semanas. Unos años más tarde, en el 2000 los japoneses tuvieron éxito en la producción de la primera anguila de cristal en el mundo. Hoy día, en Japón, se producen anualmente miles de anguilas de cristal, aunque el costo de producción está muy por encima de 100 USD  por cada anguila de cristal (Tsukamoto 2014).

En Corea, la Fundación Nacional de Investigación (NRF) aprobó el primer proyecto nacional de reproducción artificial de la A. japonica en el 2002. Esta investigación fue llevada a cabo por el Centro de Investigación de Nutrición de Alimentos  (FFNRC). En el 2003, la FFNRC produjo con éxito huevos fertilizados de machos y hembras de anguila japonesa criados artificialmente . Esta investigación continuó y dio lugar a la eclosión exitosa de las anguilas de cristal japonesas en el 2012.

El Instituto Nacional de Ciencias de la Pesca (NIFS) en Corea del Sur produjo artificialmente 100.000 larvas F2 en el 2015 (Myeong et al 2016). En consecuencia, se pudieron producir unos pocos cientos de anguilas de vidrio a partir de estas larvas a finales del 2016 (comunicación personal con Kim en el 2016). De hecho, la gestión de la reproducción de la anguila en cautividad es complicada; hasta el momento la investigación ha demostrado que la A. japonica no come en la zona de desove mientras migra al Océano (Chow et al., 2010).

También en los criaderos, después de transferir el reproductor al agua salada antes de la inducción de la maduración, dejan de comer. Por lo tanto, en la reproducción artificial de anguilas, todas las necesidades nutricionales de los reproductores deben satisfacerse antes del desove y la calidad y cantidad de embriones y larvas de anguilas producidas depende en gran medida de la alimentación de los peces adultos (Heinsbroek et al 2013). Esto destaca el hecho de que la nutrición de la anguila japonesa tiene una gran importancia en el exitoso programa de mejoramiento.

Investigación Nutricional de la Anguila Japonesa

La anguila japonesa es un pez carnívoro que requiere mayores cantidades de proteínas que los peces herbívoros y omnívoros. Se informó que la anguila japonesa joven requiere aproximadamente 45 % de proteínas en su dieta cuando se utiliza una dieta purificada basada en caseína. El requisito de proteína de la anguila japonesa es incluso relativamente mayor al de otros peces carnívoros como la trucha arco iris. En un estudio de privación de los aminoácidos esenciales en las anguilas japonesas se demostró que este pez requiere de los diez de ellos. El requisito como porcentaje de la dieta seca incluye: arginina, histidina, isoleucina, leucina, lisina, metionina, fenilalanina, treonina, triptófano y valina, con valores de 1,7, 0,8, 1,5, 2,0, 2,0, 1,2, 2,2, 1,5, 0,4 y 1,5, respectivamente NRC 2011).

La cantidad y el tipo de lípidos en la dieta son muy importantes para los peces carnívoros, ya que pueden no pueden utilizar los carbohidratos en toda su expresión como fuente de energía y en su mayoría dependen de los lípidos. Se consideró que una mezcla de aceite de maíz y aceite de hígado de bacalao en una proporción de 2: 1 era la mejor mezcla para un mayor crecimiento de la anguila japonesa juvenil utilizando dietas purificadas de caseína y gelatina.

También se informó que la relación P: E fue de 24,1 mg de proteína / kJ para la anguila japonesa (Arai et al., 1971). Los requerimientos de ácidos grasos esenciales de la anguila japonesa parecen ser en parte similares a los de la trucha arco iris y la carpa común. Takeuchi et al. (1980) informaron que tanto el ácido linoleico (18: 2 n-6) como el ácido α-linoleico (18: 3n-3) fueron esenciales para la nutrición de las anguilas, basándose en dietas que contenían ésteres metílicos de ácidos grasos.

Los niveles óptimos de lípidos en la dieta pueden influir positivamente en la utilización de proteínas en los peces. Los resultados de un estudio reciente, realizado por la FFNRC, indicaron que el nivel óptimo de ácido araquidónico en la dieta (ARA) podría ser superior al 0,71 %, pero inferior al 0,92 % en los reproductores hembras. Los resultados también sugirieron que el ARA dietética podría ser uno de los ácidos grasos esenciales para la anguila japonesa (Shahkar et al., 2016).

Debido a la limitada capacidad de la anguila japonesa para la utilización de los carbohidratos dietéticos, no se han realizado muchas investigaciones en esta área. Pero los informes indican que el almidón gelatinizado puede ser digerido en gran medida (entre 78-98%) cuando se utiliza en una tasa de inclusión del 20-60 por ciento en la dieta. Esto demuestra la importancia de los alimentos extrusados para la anguila, ya que las extrusoras gelatinizan el almidón aplicando alta temperatura y presión a lo largo del proceso. Las vitaminas son compuestos orgánicos necesarios para el crecimiento normal, la reproducción y la salud de los peces.

Se dividen en dos grupos principales, en los que se incluyen: soluble en agua y soluble en grasa. La anguila japonesa requiere 11 vitaminas hidrosolubles, en las que se incluyen la tiamina, riboflavina, ácido pantoténico, niacina, biotina, ácido fólico, cianocobalamina, colina, inositol, ácido ascórbico, ácido p-aminobenzoico y α-tocoferol. Las cantidades insuficientes de estas vitaminas en la dieta de la anguila japonesa pueden causar varias anomalías y enfermedades. La vitamina C (ácido L-ascórbico, AA) es uno de los micronutrientes fundamentales y  necesarios para mantener los procesos fisiológicos normales de los animales acuáticos (Dabrowski, 2001).

En el experimento llevado a cabo por FFNRC, se determinó que la dieta óptima de se encuentra entre  410,8 y 911,8 mg de AA kg-1 en la dieta de los reproductores macho de la  anguila japonesa y se obtuvo  mediante análisis de regresión en línea discontinua (Shahkar et al., 2015). En otra investigación realizada por la FFNRC, se determinó que la vitamina E, el acetato de DL-α-tocoferilo (TA), se encontraba entre el 199,7 y 212,9 mg TA kg-1 de pienso (Shahkar et al, datos no publicados). Por todo ello es que se determinó que  la cantidad de esta vitamina para la anguila japonesa juveniles se encuentra entre  21,2 mg kg_1 y 21,6 mg kg_1 en la dieta (Bae et al., 2012).

Los suplementos minerales también son necesarios en los alimentos para peces, aunque los peces son capaces de derivar ciertos minerales del agua. Las deformidades esqueléticas, la disminución del crecimiento, la pérdida de apetito y las elevadas mortalidades son el resultado de deficiencias minerales en los peces; por lo que la suplementación mineral puede mejorar el crecimiento y la tasa de supervivencia.

Aún  hay muchas lagunas de investigación en el cultivo artificial y las necesidades nutricionales de la anguila japonesa, las cuales necesitan ser rectificadas. La producción de anguilas de cristal saludables con precios más bajos y menos mortalidad es estrictamente necesaria para el desarrollo ulterior del cultivo de esta especie. Para lograr este objetivo, el conocimiento sobre las necesidades nutricionales de la anguila japonesa en diferentes etapas del ciclo de vida parece ser indispensable.

Autores: Ali Hamidoghli y Sungchul C Bai del  Departamento de Bio materials Marinos y Centro de Investigación sobre alimentos acuícolas  de la Universidad Nacional de  Pukyong, Corea del Sur y Seunghan Leea, Dae-Jung Kim, de la división de Investigación Acuícola del Instituto Nacional de Ciencias de la Pesca de Corea del Sur.

Fuente: International AquaFeed

Deja un Comentario

avatar
  Subscribe  
Notificarme de