Acuicultura Regional – El Camino del Aprendizaje

1.557 Visitas

Tuve la oportunidad de compartir con varios grupos de productores y académicos en reuniones anteriores y después de intensos diálogos con muchos de ellos surgió el tema para esta columna.

En primer lugar, me gustaría, como siempre, expresar que no soy el dueño de la verdad absoluta, pero creo que hay conceptos que son indispensables para el desarrollo de la acuicultura del país y la región; y uno de ellos es humildad

En principio, tenemos que aceptar que México no es un gigante de la acuicultura, solo producimos alrededor de 200 mil toneladas en sistemas controlados y que no todo lo que hacemos es lo correcto. Tenemos que admitir que no sabemos muchas cosas, que no todo está hecho, que hay un mundo lleno de posibilidades y que, aunque hemos estado en este negocio durante muchas décadas, todavía tenemos mucho que aprender.

Esto lo digo después de escuchar los informes de muchas instituciones gubernamentales y centros de investigación, de varios países de la región, que informan acciones y logros que son simplemente incongruentes con la realidad que se vive todos los días.

Un ejemplo simple: todos los países de la región informan actividades de extensión en acuicultura que nos llevarían a pensar que tenemos el tema cubierto, cuando en realidad la mayoría de esto lo hacen personas que no están calificadas para hacer su trabajo y en muy pocas ocasiones son realizadas por personas realmente especializadas en nuestra área.

No se trata de enviar a cientos de personas al campo, sino de enviar a las personas adecuadas para transformar la actividad, promover nuevas tecnologías y abrir las mentes de los productores. Un extensionista es mucho más que un técnico que levanta encuestas; un extensionista es un generador de cambio.

Este es solo uno de tantos temas; podría entrar en varios otros, pero sería inútil escribir una columna sombría. Quienes me conocen y / o me leen saben que conmigo se trata de cómo hacer, nunca de por qué no se hace. Toco el punto, porque para dar ese gran paso, el que todos estamos buscando, donde América Latina se convierta en un actor principal en la acuicultura mundial, tenemos que abrir nuestras mentes, y no solo a lo local, sino la de todo el mundo. La internacionalización será una de las claves para que aumentemos nuestra eficiencia, reduzcamos la incidencia de enfermedades, optimicemos los recursos y consolidemos las cadenas de valor; entre muchos otros aspectos.

Personalmente, la vida me ha llevado a muchas partes del mundo, y he visto de primera mano cómo algunos problemas parecen imposibles de resolver, y son solo anécdotas en otra parte del mundo. Entonces, aceptemos nuestra realidad. Todavía tenemos un largo camino por recorrer en este largo camino hacia la grandeza. Admitamos nuestras debilidades, reconozcamos nuestras deficiencias y aceptemos nuestros errores, solo de esta manera podemos fortalecernos para cuidarlos y remediarlos.

Tengo que admitir que llegar a esta Universidad ha sido una gran experiencia de vida para mí. Desde el contacto diario con mis alumnos y colegas, he aprendido mucho más de lo que he podido devolver. Verlos luchar día a día hace que me llene de energía y busque diariamente ser mejor y, al mismo tiempo, recuerde que siempre podemos aprender algo de cualquier persona, independientemente de sus orígenes, estudios, preparación o estado social.

Hoy estamos emprendiendo un largo viaje de apertura e internacionalización en esta casa de estudios. Invitamos a todos los que quieran unirse a nosotros a hacerlo. Analicemos nuestras opciones, son muchas y, sobre todo, somos humildes; el camino es muy largo y todavía tenemos mucho que aprender.

Autor: Antonio Garza de Yta – International Aquafeed

Fuente: International Aquafeed

 

Deja un Comentario

avatar
  Subscribe  
Notificarme de