Acuacultura global y en Argentina: Desafíos y oportunidades

1.216 Visitas

La tierra, nuestro planeta, está mal llamado así ya que debería llamarse agua porque el 70% de su superficie está cubierta por él. Y en un mundo en el que los alimentos serán escasos, ¿en dónde tendremos que producirlos?

La acuacultura es sin duda la producción del futuro, lamentablemente gran parte de la misma depende de materias primas que provienen de la pesca –actividad que no ha crecido en los últimos años ya que está razonablemente cada vez más regulada con la finalidad de cuidar los recursos naturales–. En la actualidad la acuacultura provee el 50% de la carne de pescado que se consume en el mundo, siendo el 60% de esta producida en el continente y el 40% en el mar.

Argentina, un país conocido mundialmente por la carne roja, y en los últimos años con una avicultura en expansión; el primer puesto de ingreso de dólares al país lo tiene por la exportación de productos de la pesca (merluza, calamar o langostino).

Según datos del último informe de FAO, la demanda insatisfecha está haciendo que el precio del pescado tenga una tendencia alcista constante, los países que lideran el mundo en términos de exportación son China, Noruega y Tailandia.

La acuacultura de agua dulce ha tenido un crecimiento explosivo ya que es la que más se consumen en los países asiáticos, destacándose tres especies como catfish (bagre), tilapia y pangasius por su fácil adaptación y por no ser dependientes de la harina y el aceite de pescado, como si lo son los salmónidos. En términos generales la producción de acuicultura global es de 95 millones de toneladas aproximadamente, segmentadas de la siguiente manera:

  • 70% Producida en China.
  • 22% Producida en el resto de Asia.
  • 2.3% Producida en América Latina y El Caribe.
  • 1.3% Producida en América del Norte.

En cuanto al comercio mundial de pescado, la última estadística de la FAO del 2012, mostró que en el mundo se producen 153.000 toneladas de pescado. De ellas 60% es obtenida de la pesca y el 40% de la acuacultura. Hoy ya está cifra llega al 50%, siendo el consumo promedio 18,9 Kg per cápita/año.

En un mundo en el que faltará proteína y los recursos para producirla no aumentarán de manera lineal, sin duda las especies más eficientes en conversión alimenticia tienen una ventaja competitiva.

Especie conversión Kg AB / Kg

  1. Bovinos: 5:1
  2. Cerdos: 2,7: 1
  3. Aves: 1,8:1
  4. Aqua: 1,1:1

En cuanto a las materias primas que utiliza la producción acuícola, hay una clara tendencia de reemplazo de las materias primas que tienen que ver con el subproducto de la pesca y esto ha sido exitoso excepto en las especies de agua fría que necesitan de esta.

La acuicultura representa el 8% del total de la industria de alimento animal. Es la fuente de alimento de más rápido crecimiento en los últimos 20 años. El promedio de crecimiento es del 9,8%; cuando otras crecen a un ritmo promedio del 2%.

En cuanto a las distintas especies que se cultivan podemos decir que la participación en volumen de producción la lideran las especies que se cultivan en Asia como la carpa, la tilapia y el camarón; seguidas por el salmón que si bien participa en un 7% en volumen, al tener un valor más alto que las anteriores especies por kilogramo, su participación en valor lo hace una de las más importantes.

Haciendo foco en tilapia, podríamos decir que representa el modelo de acuacultura que se debería desarrollar, por su demanda global asegurada en distintas regiones y totalmente integrada y por ser amigable con el medio ambiente (no depende de la harina de pescado, libre de antibióticos y permite la utilización de fluentes en agricultura) Si bien el 50% de la producción se desarrolla en Asia , en Latinoamérica ya hay países como Brasil con un plan de cuadruplicar lo que produce actualmente en 5 años. También Colombia, Honduras y Costa Rica tienen ya producción industrial de esta especie.

Con respecto a la producción de camarón, tiene como países líderes a Tailandia y Ecuador, también se está produciendo en Venezuela, Brasil y otros países de Latinoamérica. El caso ecuatoriano has sido muy exitoso ya que hoy junto con la producción de banana superó a los ingresos de divisas al petróleo que históricamente fue quien encabezaba las listas de exportaciones de este país.

Argentina participa en este mercado pero únicamente con captura y es estacional.

Los pilares del éxito del camarón ecuatoriano son:

  • Índice de productividad: No se ha crecido en territorio para producir más sino que se ha mejorado los índices de productividad por hectárea. Se ha respetado las buenas prácticas de producción, de manejo en las piscinas junto con un potenciamiento del sistema de selección de familia con un minucioso trabajo privado del sector en el eslabón del laboratorio y de maduraciones, donde se produce la larva de camarón.

 Producción en baja densidad:

Asia enfrenta desde hace 4 años problemas debido al sistema de producción que ha venido promoviendo a lo largo de los últimos 25 años. Ecuador, en un metro cuadrado, siembra entre 6 y 7 larvas: ese es el promedio nacional. Mientras que los países asiáticos cultivan hasta 150 larvas en ese mismo metro cuadrado. Camposano aclara: “Son dos sistemas de producción distintos: el ecuatoriano por ser de baja densidad y de un bajo impacto al ecosistema no requiere la auto aplicación de antibióticos más allá de que hay una prohibición nacional. Pero ya de por sí un sistema de baja densidad requiere o exige menos el uso de esta sustancia porque no hay riesgo sanitario. Ecuador se ha convertido en el pionero para el uso de probióticos. Este método promueve el crecimiento de grupo de bacterias favorables para el tracto digestivo del camarón”.

  • Ciclo cerrado: Implica no introducción de nuevas especies de producción, es decir, mantenerse con la misma especie y potenciarla. Al mismo tiempo, venir trabajando constantemente en el mejoramiento de la genética del camarón blanco a través de pruebas en laboratorios financiadas por los mismos productores.
  • Mejores acuerdos comerciales: Con cifras de Pro ecuador, el volumen de producción en Ecuador hoy en día es de 1.800 libras por hectárea, como promedio nacional. Antes del virus de la mancha blanca, a finales de los noventas, se producían 1.200 libras. Con el incremento en la productividad en las piscinas a escala nacional y luego de que se cerraron las negociaciones para un acuerdo comercial con la Unión Europea, en julio de 2013, el gremio se aseguró de que el producto entrará sin pagar arancel lo que genera confianza de que habrá estabilidad a futuro y superar así, en el último trimestre del año 2013, al banano. Adicionalmente, acuerdos con países cercanos como Brasil que tiene un mercado cautivo bastante amplio y que actualmente su producción local no abastece el mercado.
  • Marketing en campañas de posicionamiento: Con la campaña “Mejor Camarón” se traduce a los mayores compradores internacionales la forma en cómo se produce el camarón en el Ecuador destacando sus factores diferenciadores y valores agregados. La idea es que se conozca la calidad con la que cuenta hoy en día el producto y el proceso que vive desde su inicio hasta llegar al consumidor.

La última especie que es muy promisoria en acuacultura son las algas. Estos microorganismos tan antiguos nos abren un mundo de posibilidades ya que en ellos podemos encontrar soluciones que van desde la biorremediación, la producción de nutrientes de altísima calidad y producción de energía.

Alltech adquirió hace 5 años una  de las únicas plantas del mundo de producción de algas, donde produce algas unicelulares heterotróficas; con dos principales focos: carbohidratos y  ácidos grasos (DHA) que son muy importantes para el desarrollo del cerebro y los ojos, la salud cardíaca y la inmunidad.

¿Cuáles son los desafíos que enfrenta la acuacultura? ¿Qué debemos tener en cuenta de países que tienen más historia en este campo de la producción?

El agua como medio ambiente

  • Bioseguridad: Debemos tener en cuenta los principios básicos de la producción como all in – all out, lo cual no solo aplica para los centros de cultivo; sino para las áreas que comparten el mismo recurso hídrico y también el transito si es que el transporte de alimento y/o la cosecha se hacen por vía fluvial. Los vacios sanitarios también son unos puntos que son no negociables.
  • Densidad de cultivo: Está más que demostrado que debemos respetar una densidad que no cause stress a los animales y que asegure el cuidado del medio ambiente.
  • Regulaciones: Debemos respetar las regulaciones y participar con los organismos que las dictan del proceso ya que somos nosotros, la industria, quienes las debemos llevar a cabo por el bien de la misma.

Nutrición

  • Materias primas: Cuando trabajamos con especies que dependen de la harina de pescado, sabemos que la biotecnología (algas) ya ha encontrado soluciones en fuentes de DHA. Cuando hablamos de carbohidratos complejos o nutrientes que no están normalmente disponibles, las enzimas son herramientas de mucha utilidad.
  • Fábricas de alimento: En argentina este es un problema que se plantea normalmente en el clúster del Nea. Tenemos en el país plantas con capacidad instalada; debemos explorar de que manera las podemos integrar en este mercado.
  • Mal uso de antibióticos: Mc Donald’s ya ha dejado de comprar carne producida con antibióticos como promotores de crecimiento. También Chile, uno de los dos jugadores más importantes del mundo en producción de salmón, ha sido castigado en distintos mercados por el uso indiscriminado de los mismos. Hay alternativas en nutrición que nos permiten alcanzar los mismos niveles de desempeño preservando estas importantes herramientas para la salud que son los antibióticos para tratamiento.
  • Impacto sobre el medio ambiente: Debemos poner foco en mejorar la digestibilidad de los alimentos. Los sistemas de alimentación y las fuentes minerales que ocupamos para disminuir al maximo la liberación de los alimentos. Los sistemas de recirculación de agua están siendo cada vez más utilizados, esto no solo elimina el impacto sobre el medio ambiente; sino que nos permite también manejar otras variables. De hecho prácticamente toda la fase de agua dulce en Chile se hace con estos sistemas.

Conclusiones

Por todo lo expresado resulta de gran interés para nuestro país y nuestra industria que podamos contribuir al desarrollo de la acuacultura en la Argentina. El cluster del Nea ya lo esta haciendo de la mando de algunos proyectos muy importantes. Para que estos proyectos sean exitosos no podemos olvidar estos siguientes puntos:

  • Respetar la bioseguridad.
  • Regulaciones que aseguren la sustentabilidad de nuestra industria.
  • Nutrición de precisión.
  • Aprovechar sinergias con otras actividades y aprender de otras industrias.
  • Conocer la cadena de valor.
  • Ser activos e comunicarnos con nuestro cliente final.
  • Atender nuevas necesidades de nuestro cliente.

Autor: Gabriel Gualdoni – Gerente General de Alltech para Argentina

Deja un Comentario

avatar
  Subscribe  
Notificarme de